NIETZSCHE Y LA FILOSOFÍA – GILLES DELEUZE



Traducción de Carmen Artal.
Editorial Anagrama, Barcelona. 6ta edición.

(…)
14. El arte

[144]
El concepto nietzscheano del arte es un concepto trágico. Se basa en dos principios, que hay que concebir como principios muy antiguos, al mismo tiempo que como principios del futuro.
En primer lugar el arte es lo contrario de una operación «desinteresada»: no cura, no calma, no sublima, no desinteresa, no «elimina» el deseo, el instinto ni la voluntad.
El arte, al contrario, es«estimulante de la voluntad de poder», «excitante del querer».
El sentido crítico de este principio es fácil de entender: denuncia cualquier concepción reactiva del arte.
Cuando Aristóteles entendía la tragedia como una purgación médica o como una sublimación moral, le confería un interés, pero un interés que se confundía con el de las fuerzas reactivas.
Cuando Kant distingue lo bello de cualquier interés, incluso moral, se sitúa aún desde el punto de vista de las reacciones de un espectador, pero de un espectador cada vez menos dotado que sólo tiene para lo bello una mirada desinteresada.
Cuando Schopenhauer elabora su teoría del desinterés, confiesa haber generalizado una experiencia personal, la experiencia del joven sobre quien el arte (como para otros el deporte) tiene el efecto de un calmante sexual III14 1.
Ahora más que nunca se impone la pregunta de Nietzsche: 
¿Quién mira lo bello de una manera desinteresada?

El arte se juzga siempre desde el punto de vista del espectador, 
y de un espectador cada vez menos artista.

Nietzsche reclama una estética de la creación, la estética de Pigmalión.
Pero, ¿por qué desde este nuevo punto de vista precisamente el arte aparece como estimulante de la voluntad de poder? ¿Por qué la voluntad de poder requiere un excitante, ella que no necesita motivo, ni fin, ni representación?
Porque (el arte ) sólo puede plantearse como afirmativa en relación con fuerzas activas, con una vida activa. La afirmación es el producto de un pensamiento que supone una vida activa como su condición y concomitante.
Según Nietzsche, aún no se ha entendido lo que significa la vida de un artista: la actividad de dicha vida sirviendo de estímulo a la afirmación contenida en la propia obra de arte, la voluntad de poder del artista como tal.


[145]
El segundo principio del arte consiste en esto:
el arte es el más alto poder de lo falso, magnifica «el mundo como error», santifica la mentira, hace de la voluntad de engañar un ideal superior III14 2.
Este segundo principio es de alguna forma recíproco del primero; lo que en la vida es activo sólo puede ser realizado en relación con una afirmación más profunda.
La actividad de la vida es como un poder de lo falso, engañar, disimular, deslumbrar, seducir
Pero para que este poder de lo falso se realice debe ser seleccionado, duplicado o repetido, es decir elevado a una mayor potencia.
El poder de lo falso debe ser llevado hasta una voluntad de engañar, voluntad artista única capaz de rivalizar con el ideal ascético y de oponerse con éxito a este ideal III14 3.

Precisamente el arte inventa mentiras que elevan lo falso a esta mayor potencia afirmativa, hace de la voluntad de engañar algo que se afirma en el poder de lo falso.

Para el artista, apariencia ya no significa la negación de lo real en este mundo, sino esta selección, esta corrección, esta duplicación, esta afirmación III14 4.
Entonces es posible que verdad adquiera una nueva significación.

Verdad es apariencia. Verdad significa realización del poder, elevación a la mayor potencia.
Para Nietzsche, nosotros los artistas = nosotros los buscadores de conocimiento o de verdad = nosotros los inventores de nuevas posibilidades de vida.


NOTAS
III14 1.
GM, III, 6.
III14 2.
VO (Proyecto de prefacio, 6): “No es el mundo como cosa en sí (¡éste está vacío, vacío de sentido y es digno de una risa homérica!), es el mundo como error el que es tan rico en significación, tan profundo, tan maravilloso”. VP, I, 453: “El arte se nos ha dado para impedirnos morir por la verdad”. GM, III, 25; “El arte precisamente al santificar la mentira y al llevar la voluntad de engañar al lado de la buena conciencia, está por principio más opuesto al ideal ascético que la ciencia”.
III14 3.
GM, III, 25.
III14 4.
Cr. Id., “La razón en la filosofía”, 6: “Aquí la apariencia significa la realidad repetida una vez más pero bajo la forma de selección de duplicación, de corrección. El artista trágico no es un pesimista, dice sí a todo lo que es problemático y terrible, es dionisíaco”


GILLES DELEUZE


TEXTO EN FORMATO PDF
NIETZSCHE Y LA FILOSOFÍA – GILLES DELEUZE
Traducción de Carmen Artal. Editorial Anagrama, Barcelona. 6ta edición.



GILLES DELEUZE
Francis Bacon.  Lógica de la sensación
Traducción de Isidro Herrera
Arena Libros. COLECCIÓN: Filosofía una vez, 11
Año: 2002, 2005 Páginas: 176
Formato: 149 x 220 Mm. ISBN: 84-95897-07-5
PRESENCIA DE LA PINTURA
«Presencia, presencia, 
es la primera palabra que llega ante un cuadro de Bacon. [...]
La presencia o la insistencia.
Presencia interminable.
Insistencia de la sonrisa más allá del rostro y debajo del rostro.
Insistencia de un grito que subsiste a la boca, insistencia de un cuerpo que subsiste al organismo, insistencia de los órganos transitorios que subsisten a los órganos cualificados.
Y la identidad de un ya aquí y un siempre con retraso, en la presencia excesiva. Por todas partes una presencia actúa directamente sobre el sistema nervioso y hace imposible el asentamiento o la distanciación de una representación. 
[...] La pintura da a ver la presencia, directamente.
Gracias a los colores y a las líneas, inviste el ojo.

Pero ella, al ojo, no lo trata como un órgano fijo. Liberando a las líneas y a los colores de la representación, libera al mismo tiempo al ojo de su pertenencia al organismo, lo libera de su carácter de órgano fijo y cualificado: el ojo se convierte virtualmente en el órgano indeterminado polivalente, que ve el cuerpo sin órganos, es decir, la Figura, como pura presencia.

La pintura nos pone ojos en todas partes: en el oído, en el vientre, en los pulmones (el cuadro respira... ). E
s la doble definición de la pintura: subjetivamente inviste nuestro ojo, que deja de ser orgánico para convertirse en órgano polivalente y transitorio; objetivamente, alza ante nosotros la realidad de un cuerpo, líneas y colores liberados de la representación orgánica.

Y lo uno se hace por lo otro: la pura presencia del cuerpo será visible, al mismo tiempo que el ojo será el órgano destinado de esa presencia.»
Gilles Deleuze
enlace interesante  http://kuigodasein.blogspot.com/

Gilles Deleuze: ¿Qué es el acto de creación?
Conferencia en la Femis (La Escuela Superior de Oficios de Imagen y Sonido) el 15 de mayo de 1987
1/5
2/5
3/5
4/5
5/5
http://www.youtube.com/watch?v=Z-r3p8ncVlU&feature=related
  


GILLES DELEUZE - Bibliografía
  • Deleuze, Gilles, Spinoza, filosofía política, Barcelona, Tusquets, 1981.
  • Deleuze, Gilles, La imagen-movimiento: Estudios sobre cine 1, Barcelona, Paidós, 1984.
  • Deleuze, Gilles, La imagen-tiempo : Estudios sobre cine 2, Barcelona, Paidós, Barcelona, 1987.
  • Deleuze, Gilles, El bergsonismo, Madrid, Cátedra, 1987.
  • Deleuze, Gilles, Pericles y Verdi: la filosofia de Francois Chatelet, Valencia, Pre–Textos, 1989.
  • Deleuze, Gilles, El Pliegue, Barcelona, Paidós, 1989. 
  • Deleuze, Gilles, Lógica del sentido,Barcelona, Paidós, 1989.
  • Deleuze, Gilles, Proust y los signos, Barcelona, Anagrama, 1989.
  • Deleuze, Gilles, Foucault, México, Paidós, 1991.
  • Deleuze, Gilles, Crítica y clínica, Barcelona, Anagrama, 1993. 
  • Deleuze, G., Conversaciones, Valencia, Pre-Textos, 1995.
  • Deleuze, Gilles, Empirismo y subjetividad, Barcelona, Gedisa, 1996.
  • Deleuze, Gilles, Spinoza y el problema de la expresión, Barcelona, Muchnik, 1996.
  • Deleuze, Gilles, La filosofía crítica de Kant, Madrid, Cátedra, 1997.
  • Deleuze, Gilles, Nietzsche y la filosofía, Barcelona, Anagrama, 2000.
  • Deleuze, Gilles, Presentación de Sacher-Masoch. Lo frío y lo cruel, Buenos Aires, Amorrortu, 2001.
  • Deleuze, Gilles, Spinoza: Filosofía práctica, Barcelona, Tusquets, 2001.
  • Deleuze, Gilles, Francis Bacon: Lógica de la sensación, Madrid, Arena, 2002.
  • Deleuze, Gilles, Diferencia y repetición, Buenos Aires, Amorrortu, 2006. 
  • Deleuze, Gilles, Nietzsche, Madrid,Arena, 2007.
En colaboración con Félix Guattari:

  • Deleuze, Gilles y Guattari, Félix, El Anti-Edipo: Capitalismo y Esquizofrenia, Valencia, Pre–Textos, 1972.
  • Deleuze, Gilles y Guattari, Félix, Rizoma (Introducción), Valencia,Pre–Textos, 1976.
  • Deleuze, Gilles y Guattari, Félix, Mil Mesetas: Capitalismo y Esquizofrenia, Valencia, Pre–Textos, 1988.
  • Deleuze, Gilles y Guattari, Félix, ¿Qué es la filosofía?, Barcelona, Anagrama, 1993.
  • Deleuze, Gilles y Guattari, Félix, Kafka. Por una literatura menor, México, Era, 1998.
..................................